El autocine o cómo poder ir al cine con un bebé

Es genial que hoy en día existan alternativas para ir al cine con tu bebé. Y la verdad es que a nosotros nos apetecía muchísimo. La primera que conocí es la sesión teta. Pero yo no he podido acudir a ninguna, así que dejo que mis compañeras (que algunas sí que han ido) os cuenten su experiencia. Lo que sí os puedo contar ha sido la mía en el autocine de Madrid.

Cuando supimos que lo abrían, se nos ocurrió que era un plan estupendo para ir al cine en familia. Llevábamos unos meses esperando a tener la oportunidad de asistir y, finalmente el pasado domingo, nos hemos acercado con unos amigos a ver Gru 3: Mi villano favorito. Fuimos en dos coches. Ellos con su niña de 10 años y nosotros con la nuestra de 11 meses. Y la verdad es que lo pasamos muy bien. El sitio está muy bien montado y ofrece incluso opciones para cenar allí o para recibir la cena en el coche si se pide en un número que te dan. Es muy divertido.

Está algo retirado, pero con el GPS llegamos sin problemas. El ambiente es muy del estilo Grease, y hace que te sientas ya en una película desde la entrada. El personal es encantador y al saber que éramos dos coches nos colocaron en paralelo y vimos la película juntos estupendamente. Los coches están sobre grava, lo hace que vayas despacio obligatoriamente y nosotros, al ir con niños, nos alegramos mucho de eso. La pantalla se ve muy bien y el sonido, que llega por la radio del coche (sintonizando una emisora determinada) también es muy bueno.

Mi conclusión ha sido que el autocine tiene claras ventajas para ir con bebés: intimidad, independencia y autorregulación. Al estar tú en tu coche, tu bebé no interfiere con los demás espectadores. Estás relajada si tiene que comer, o debes cambiarle, o simplemente si llora. A la vez eres tú el que eliges la temperatura dentro del vehículo y el volumen de la película, con lo que es muy confortable.

Pero como plan, creo que es mejor ir con bebés un poquito más mayores o un poquito más pequeños que mi niña. Porque mi chiquitita, que ya está deseando caminar, a media película encontró el habitáculo del coche demasiado pequeño. ¡Ya lo había explorado todo! Y entonces su padre y yo tuvimos que turnarnos para pasear alrededor del coche con una niña muy excitada. Así, seguimos la película de forma un poco movida. Quizá un bebé más pequeño sí que se hubiera quedado dormido en su sillita y habría sido más fácil estar dentro del coche. O a un niño más mayor si le interesaría a ratos lo que pasara en la pantalla y miraría las imágenes.

A pesar de lo movida que fue la película, ir al autocine de Madrid es un plan familiar que recomiendo totalmente pues lo pasamos fenomenal y nos hizo mucha ilusión ir por primera vez al cine con nuestro bebé.

¡Síguenos y comparte!

3 comments

  1. Gracias por la sugerencia, Leticia! No se me había ocurrido hasta ahora que el plan del autocine podría ser tan buena idea con niños! Ya tengo ganas de probarlo… porque hace tanto que no voy al cine que ni me acuerdo de la última película que vi!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *