La vida en una torre de Babel

El bilingüismo siempre ha formado parte de mi vida, ya que Italiano y español son mis dos idiomas. Pero además el tema del desarrollo del lenguaje en general siempre me ha interesado. Yo ya tenía claro que mi hijo sería bilingüe, pero nunca imaginé que tendría padre esloveno y que acabaríamos viviendo en Alemania. ¡K. está ahora en contacto con cuatro idiomas distintos, que tienen tres raíces diferentes! Una interesante (y estimulante) Torre de Babel.

Un poco por este motivo, un poco por curiosidad mía, he buscado recomendaciones para el desarrollo del lenguaje, como por ejemplo emplear siempre el lenguaje de los adultos (no se dice ‘ñam,ñam’ sino ‘comida’) o corregirle –¡no regañarle!– cuando dice algo mal (“Un fante”. “Sí, allí hay un elefante”).

Pero también hemos aprendido mucho a través de unos cuantos juegos que, teniendo en cuenta que no usamos tablet ni tele, nos vienen muy bien en los trayectos en coche o cuando tenemos que entrenar a K. por cualquier otra razón.

Ésta es nuestra particular ‘playlist’ de actividades:
Los animales y sus sonidos. Es el juego favorito de K. y es de los primeros que ha aprendido. Empezamos con la versión en la que yo digo el animal y él el sonido (“¿Cómo hace la vaca?”. “Muuuu”), pero ahora hay veces que yo digo el sonido y él, el animal. O que él dice animal y sonido. Poco a poco hemos ido añadiendo más animales y ahora tenemos una lista que nos permite amenizar todo el recorrido casa-guardería (15 minutos aproximadamente).

Repasar todas las partes del cuerpo. Al igual que con los animales, se trata de repetir una y otra vez dónde está cada parte del cuerpo. Al principio le costó, pero poco a poco hemos ido añadiendo más partes y ahora incluso dice una parte y sus subpartes (mano-dedos, boca-dientes, lengua).

Cantar canciones. Desempolvad todo el repertorio de cuando erais pequeñas y buscad en Internet las letras de aquellas canciones que no recordéis. Os permitirá entretener durante ratos largos a vuestros pequeños que, cuando menos os lo esperéis, ¡se arrancarán a cantar con vosotras!

Juegos con las manos. No penséis que vuestros niños son demasiado pequeños. Al fin y al cabo, los juegos con las manos suelen ser poesías o canciones en rima, y la rima es una parte esencial del aprendizaje del lenguaje (para un niño es mucho más llamativa una rima que una frase normal). Así que, de nuevo, ¡tirad de memoria! Al principio le decía que pusiera las palmas de las manos hacia mí y yo hacía el resto. Ahora él imita mis gastos mientras canto las canciones.

Libros. Los libros, en general, son esenciales para el desarrollo del lenguaje, por lo que cualquier libro que le guste ayudará. Como ya he indicado, las rimas son muy importantes, por lo que si tenéis alguno con rimas mejor. Pero si todavía no los habéis empleado, también os recomiendo los libros sin textos. Nosotros tenemos uno de un zoo y otro de una ciudad. Y, o bien K. nombra los objetos que señala, o bien yo le digo que busque determinados objetos. Cuando los niños son un poco más mayores, estos libros son útiles también para el desarrollo de la creatividad, ya que permiten inventar miles de historias teniendo como base esos dibujos.

Hacer listas. Es una actividad que suele funcionar mejor con niños un poco más mayores, así que por ahora nos limitamos a la lista de los compañeros de clase. Pero poco a poco estamos haciendo listas más complicadas. Por ejemplo, estando de vacaciones enumeramos qué juguetes tenemos en la playa: una pala, un rastrillo, un pez rojo, una estrella de mar morada, un caballito de mar verde, etc. Yo le suelo añadir los colores, pero K. todavía no los sabe distinguir tan claramente.

Éstas son nuestras sugerencias, ¡pero aquí no hay ningún límite! El único lo pondrá vuestro hijo, que os irá marcando hasta dónde podéis, juntos, llegar.

¡Síguenos y comparte!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.