La (maldita) burocracia de venir al mundo

Siempre se dice que los bebés vienen al mundo con un pan debajo del brazo, pero nunca se menciona que bajo el otro traen un buen montón de papeleo. Para ayudar un poco a navegar en la burocracia del nacer, os resumo los principales pasos que hay quedar y os doy algunos consejillos de persona muy organizada:

  • En el propio hospital os darán ya el certificado de nacimiento (es un papel amarillo) y, generalmente, lo enviarán al Registro Civil de vuestra ciudad (¡no olvidéis llevar al hospital vuestro DNI!). Esto os ahorrará un paseo hasta allí, pero os tocará ir al menos otra vez para buscar el Libro de Familia, que hace falta para otras muchas cosas. Si la pareja está casada con que vaya uno de los dos, vale. Si no se está casado tienen que ir la madre obligatoriamente para reconocer la paternidad. Aprovechad también para pedir un par de certificados literales de nacimiento (y si uno de los padres es de un país con una lengua distinta al castellano, también algún certificado plurilingüe), que pueden resultar útiles para algunos trámites. Así no tendréis que volver a buscarlos ni esperar a que os lleguen por correo (se pueden solicitar aquí).
  • Si la madre ha estado de baja (por incapacidad temporal) antes del parto, es el momento de ir al médico de cabecera para pedir el alta y la baja por maternidad, con los informes médicos que dan en el hospital. Los partes de alta y de baja hay que enviarlos a la empresa de la madre.
  • Las empresas de ambos progenitores deben entregaros la solicitud de prestación por maternidad y paternidad, y el certificado de retenciones del IRPF, que junto con el parte de baja por maternidad que da el médico hay que presentar en la Seguridad Social. 
  • En la Seguridad Social es muchísimo mejor pedir cita (de hecho, en algunas delegaciones ni siquiera atienden sin ella), aunque la solicitud de la prestación también se puede presentar por Internet si se cuenta con la Cl@ve personal. Además de los documentos de la empresa y del médico, hay que llevar el Libro de Familia, fotocopias y originales de los DNI de ambos padres, tarjeta sanitaria, número de cuenta bancaria… Mejor que sobre a que falte. Recordad decir el porcentaje de retención de IRPF que queréis que os apliquen a la prestación (mejor que sea el mismo que os aplican habitualmente en la nómina para evitaros sorpresas al hacer la Declaración) y decidid si queréis que la tarjeta sanitaria del bebé esté asociada a la de la madre o el padre porque también se pide en este momento. Toda la información la podéis encontrar aquí.
  • Para pedir la tarjeta sanitaria física hace falta que el bebé esté ya empadronado. Normalmente, los datos los envía directamente el Registro al Padrón; podéis comprobar si ya está hecho llamando por teléfono. Una vez contéis con el volante de empadronamiento y el Libro de Familia, tenéis que ir a vuestro centro de salud y pedir la tarjeta y, ya de paso, las primeras citas médicas: con el pediatra (a los 15 días del parto) y con la matrona (a los 10 días del parto). También podéis aprovechar para ver si vuestro centro de salud tiene grupos de apoyo posparto o lactancia.
  • La ayuda de 100 euros mensuales que da la Agencia Tributaria a las madres trabajadoras se puede solicitar por teléfono (901 200 345). Si preferís podéis solicitar que os la abonen de golpe con la Declaración de la Renta.
  • En función de cuándo nazca vuestro bebé quizás ya lleguéis tarde para solicitar plaza en una guardería pública o pedir el cheque guardería si existe en vuestra región. Los plazos suelen ser en primavera para entrar en septiembre, así que estad atentos. Si llegáis a tiempo pero aún no ha nacido el bebé (por lo que no tenéis todavía el Libro de Familia), pedid a vuestro pediatra un documento donde ponga la fecha prevista de parto, que será lo que os haga falta. Y recordad presentar el Libro de Familia en cuanto lo tengáis ante la comunidad autónoma para que no os pongan problemas.
  • Para solicitar el DNI, si tenéis previsto viajar en avión poco después del nacimiento del bebé, es mejor también pedir cita previa. Los documentos que necesitáis son un certificado literal de nacimiento, un volante de empadronamiento, el Libro de Familia, el DNI de los padres y una foto de carné con el fondo blanco.
  • En caso de familias internacionales, informaos en vuestra embajada sobre los trámites a realizar para registrar a vuestro bebé en vuestro país, sobre todo si puede optar a doble nacionalidad. Es un rollo, y generalmente son trámites que tardan mucho tiempo, pero esto ya no corre prisa.

Algunos consejos prácticos:

Intentad dejar preparadas todas las fotocopias antes del parto, así no tendréis que preocuparos de ir a hacerlas una vez ya esté el bebé en casa.

Además, recordad que muchos trámites se pueden hacer ya por Internet, pero a veces hace falta contar con una clave. Intentad conseguirla antes del parto, aprovechando incluso si estáis de baja. 

Y pedid cita en todas las gestiones que tengáis que hacer in situ, porque eso reducirá vuestros tiempos de espera. Podéis incluso pedirlas antes del nacimiento, para evitar que ya no haya citas libres en los días en los que el padre está de baja de paternidad y tiene más fácil ir.

¡Ah! Y recordad que la baja de maternidad puede compartirse entre el padre y la madre. Los formularios para solicitarlo (que debéis llevar a la Seguridad Social) son éste y éste. Para cualquier otra duda sobre toda esta burocracia, podéis consultar esta web del Ministerio de Empleo. Y si todo esto os supera, siempre podéis recurrir a una empresa que haga todos los trámites por vosotros, como por ejemplo Pequetramites o Gestionat Baby.

¡Síguenos y comparte!

3 comments

  1. Uy Cris! Y si supieras lo que hay que hacer cuando eres residente y no ciudadano y tu hijo no es español! Jajaja bendita burocracia 😉

  2. Glenda, iba a hacer justamente el mismo comentario! Cuando solo eres residente -sin nacionalidad española- y tu hijo no es español, la burocracia es mucho peor! Y se suma, además, a la de los países de origen de los padres…vamos, no es precisamente un camino de rosas! Pero sin duda alguna el post de Cristina es de gran ayuda para no dejarse ningún trámite en el tintero!

  3. Ojalá hubiera tenido un post como éste antes! Con el lío que supone enterarse de todo sin olvidar ni un trámite! Ni me imagino el follón que debe de ser si encima eres extranjero, uff…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *