La canastilla del bebé

pocas semanas de la llegada del bebé y con los nervios a flor de piel, aparte de los sentimientos que hacen que nuestro día a día sea tan especial, nos asaltan una serie de dudas sobre si lo tendremos todo a punto para la llegada de este nuevo miembro de la familia.

Una de las cuestiones que quizás más nos preocupa es el hecho de tener lista la canastilla del bebé y nuestra maletita, por si tenemos que salir corriendo al hospital. Así que ya sabéis: cuanto antes lo preparéis, menos agobiadas estaréis.

No obstante, si por algún motivo no os da tiempo a prepararla y/o el bebé tiene ganas de llegar antes de lo previsto, no hay que preocuparse porque seguramente tendremos muchas personas cerca que nos quieren ayudar y que estarán encantadas de hacerlo mientras nosotras nos encargamos de la parte más importante: traer al mundo a nuestro pequeño.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de ponerse a preparar la maleta es dónde se va a dar a luz, porque dependiendo de eso habrá que llevar más o menos cosas. Me refiero a que los hospitales públicos facilitan prácticamente todo lo necesario tanto para el bebé como para las mamás, mientras que los privados suelen dar una lista de las cosas que hay que llevar.

Generalmente, todos suelen facilitar ropa de cuna, camisón, toallas, compresas hospitalarias y biberones si se precisan. Por otro lado, a pesar de que se hable de la canastilla del bebé y de la maleta de la madre, yo os recomendaría llevar un único bolso en el que os quepa todo para evitar muchos bultos y que sea más fácil tenerlo todo controlado. No obstante, sí sería conveniente guardar la ropita del bebé clasificada por conjuntos en una bolsas de tela que podéis hacer vosotras o comprar.

A continuación, os enumero las cosas básicas que debéis meter en ese bolso:

Para el bebé:

Pañales desechables de recién nacido, toallitas húmedas y cambiador;

Bolsa de aseo (opcional en el caso de hospital público) con gel de baño, cepillo para el pelo, crema para el cambio de pañal, crema o aceite corporal, por ejemplo, de Caléndula;

Muselinas,

– tres o cuatro pijamas (opcional en el caso de hospital público),

– cuatro bodys cruzados por delante (opcional en hospitales públicos),

– dos pares de calcetines o patucos,

– dos gorritos de algodón,

– dos pares de manoplas,

– mantita de lana o arrullo,

– y un conjunto de primera puesta para cuando salga del hospital.

 

Para la mamá:

– Un par de camisones abiertos por delante (opcional en hospital público),

– bata, zapatillas de estar por casa (mejor abiertas) y calcetines;

– un par de sujetadores de lactancia,

discos de lactancia,

bragas post parto desechables,

crema para los pezones, para evitar grietas si le vais a dar el pecho (la Purelan de Medela suele ir muy bien);

ropa cómoda para la salida del hospital, a ser posible un vestido;

– lo indispensable para tu higiene: gel, champú, peine, cepillo de dientes, pasta de dientes, algún tipo de crema postparto, vaselina los labios;

bolsa para la ropa sucia,

documentación (DNI, cartilla de la Seguridad Social o tarjeta del seguro privado, libro de familia, cartilla del embarazo o historial médico); y

– cargador de móvil.

Y un último consejo: también sería conveniente que el papi llevara una mochila con una muda y sus cosas de aseo ya que quizás no le apetezca separarse mucho del bebé durante vuestra estancia en el hospital.

¡Síguenos y comparte!

One comment

  1. A nosotros nos dieron otro consejo que nos fue muy bien y fue llevar monedas, dinero suelto para la máquina de café y refrescos.
    Es muy habitual que los partos sean largos y nocturnos y el papá puede necesitar un aporte de energía o hidratación.
    Teniendo monedas, no se tiene que alejar mucho ni mucho tiempo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *