Al cine con la bolsa de pañales

Después de contaros las ventajas e inconvenientes de ir al autocine con un bebé, hoy os traemos otra sugerencia para los cinéfilos con descendencia. Hace unas semanas tuvimos la oportunidad de ir al cine de una manera especial: ¡acompañadas por nuestros bebés! 

La Sesión Teta, que es como se denomina este pase, en esta ocasión tuvo lugar en los Cines Palacio de Hielo, que se encargaron de que todo estuviera adaptado a las necesidades de los pequeñines. La sala contaba con cambiadores, para no tener que salir a cambiar el pañal durante la proyección, y tenía unas condiciones de luz, sonido y temperatura adecuadas a los bebés.

La Sesión Teta nace de la iniciativa de una enfermera que participaba en el taller de lactancia de un centro de salud. Preocupada por el aislamiento que sufrían algunas madres,  consiguió que algunos cines se adecuaran para permitirles hacer una actividad habitualmente incompatible: ir al cine. Esta iniciativa se extendió pronto por toda España. En Madrid hay por lo menos dos cines (Palacio de Hielo y La Vaguada) que proponen Sesiones Teta semanal o mensualmente, en horarios con poca afluencia -por la mañana o a primera hora de la tarde-.

Antes de asistir a una Sesión Teta es bueno conocer ciertas características:

  • El volumen es más bajo de lo habitual y, sumado al llanto de algún bebé, puede dificultar escuchar la película.
  • Si la película es larga los pequeños empiezan a inquietarse, por lo que puede ser difícil atender la película y el bebé.
  • En algunos cines las luces no se apagan del todo y se queda siempre encendida una luz tenue.
  • Aunque se puede ir con carrito, se recomienda el porteo.
  • Las películas no suelen ser infantiles, ya que la Sesión Teta está pensada para las mamás, no para los hijos. Sin embargo, hay cines que proponen una sesión familiar, que permite que familias que además de un bebé tienen otro niño mayor puedan ir juntas al cine.

Estos aspectos hay que enmarcarlos, sin embargo, en un ambiente en el que madres y padres están todos en la misma sintonía. Si un bebé llora no molesta a los demás, ya que todos los espectadores se encuentran en la misma situación y por tanto corren el mismo riesgo. Por tanto,  es una muy buena opción para mamás que tengan que amamantar, para que no se sientan excluidas, se mantengan al día con los estrenos y puedan hacer una actividad en familia.

Teniendo además en cuenta que la afluencia al cine en esos horarios suele ser escasa, sin duda se podría extender más. Para ello, es tan sencillo como que un grupo de mamás (y papás) se organicen y transmitan una petición oficial al cine en cuestión.

Confiamos en que iniciativas como ésta sean cada día más frecuentes para que madres que pasan tanto tiempo solas tengan la posibilidad de hacer alguna actividad lúdica y social. Así que, a pesar de que puede que te toque tomar las palomitas en el desayuno, te animamos a asistir a la próxima Sesión Teta. 

Para más información os recomendamos que sigáis el grupo de Facebook ‘Al cine con tu bebé’: https://es-es.facebook.com/alcinecontubebe/

 

¡Síguenos y comparte!

2 comments

  1. Yo tengo muchas ganas de probar esta opción. Y lo que más me ha gustado ha sido lo de poder ir en familia. A ver si lo conseguimos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *