Los mejores consejos para pasar el verano con un bebé

Once meses esperando y por fin ha llegado agosto: el mes de las vacaciones, la playita, los tintos de verano y el terraceo. Éste es el primer verano completo con bebé para nosotras, así que seguro que es diferente de todos los anteriores. Para vivirlo de la mejor manera posible y disfrutar a tope en familia, aquí os dejamos algunos consejos veraniegos de todo tipo para pasar el verano con un bebé. Buenas vacaciones a todas y ¡hasta septiembre!

Alicia

Cuando llega el calor, es habitual que los bebés tengan menos hambre (normal, a los adultos también nos pasa). Para ayudarles con las comidas, puede ser útil recurrir a alimentos con mucho contenido en agua, a recetas como el gazpacho (se puede variar y hacerlo de sandía, fresa…), a cremas frías, pasteles de verduras o pescado, y a las ensaladas de todo tipo. Otra idea es hacer polos triturando bien fruta como sandía o melón y metiéndolos al congelador en cubiteras.

Ambra

Para aquéllos que estas vacaciones viajéis en avión por primera vez con un bebé, pensad que estáis eligiendo un medio de transporte rápido, cómodo y que no entraña ningún riesgo para vuestro pequeño. De hecho, los niños puede viajar en avión desde los primeros meses de vida y no pagan tarifa completa hasta los dos años, al no tener asiento propio (viajan encima de mamá/papá). Lo único importante cuando se viaja con un bebé es recordar que hay que darle de mamar -teta o biberón- durante el despegue y el aterrizaje para evitar que se le tapen los oídos. ¡Feliz vuelo, familias!

Ana C.

Pon un pueblo en tu verano, ahora que eres madre. Y pon un pueblo donde preferiblemente también veraneen familiares y/o amigos. Tus hijos aprenderán las bondades del campo, el ritmo lento, y la libertad-segura y tú podrás recibir  ayuda de tu gente y también de otras gentes del pueblo, porque en los pueblos hay una cierta supervisión colectiva de l@s niñ@s, lo que te permitirá que las vacaciones también lo sean (un poco) para ti.

Ana K.

Mi consejo para el verano es usar la regla del doble para que tus cálculos de tiempo se ajusten luego a la realidad (todo lo que antes tardabais ‘x’ en hacer ahora tardaréis ‘2x’; es decir, si tardas tres horas en llegar a tu sitio de veraneo en coche, ahora calcula seis; si tardas dos horas en hacer la maleta, ahora cuatro; y así un largo etcétera) y la ‘checklist’ (haz la lista interminable de cosas que necesitas para el bebé una vez y utilízala para cada desplazamiento, así no te vuelves loca más que esa primera vez y luego todo es cuestión de repasar…). A mí me funcionaron el primer verano, sobre todo para ir más relajada ¡y cargada como si me mudara para siempre en cada viaje! La economía de recursos es un arte que se aprende con el tiempo, pero como principiante a mí me fue mejor el “por si acaso me llevo TODO”. ¡Feliz verano!

Elena P.

Los ‘must’ de las vacaciones deben incluir crema solar, agua y una gorrita o sombrero para nuestro bebé. Si son muy peques, cambiamos agua por leche (materna o no, lo que se trata es de que estén suficientemente hidratados), aunque en cualquier caso no debemos olvidar el agua para refrescarles las manitas, detrás de las rodillas o en la parte interna de los codos a los más pequeños, así como la cabecita a los que ya tienen unos cuantos meses de vida.

Isabel

Si queréis ir de camping con vuestro bebé no os debe faltar:
1. Ropa de abrigo para las noches más fresquitas.
2. Pañales, toallitas, útiles de aseo y una bañera portátil (algunos campings tienen bañeras para bebés en los baños).
3. Trona plegable y cuna de viaje. Podéis incluir una sábana fantasma, para que no se destape. Es importante tener una mosquitera tanto para el coche como para la cuna.
4. Calienta biberones – potitos. También es útil un procesador de alimentos.
No olviéis tampoco la crema solar. ¡¡Feliz verano!!!

Leticia

Si no sabes dónde vas a bañar a tu peque cuando vayas de vacaciones porque ya no cabe en el lavabo pero la ducha le aterra; si necesitas la trona para darle de comer pero no puedes llevarte la de casa; si no hay cuna y tampoco puedes llevarla (por ejemplo, porque vas en avión), aquí os dejo tres ideas para haceros la vida más fácil y portátil:
– Las bañeras plegables, como la de Stoke.
– La trona portátil, que convierte cualquier silla en apta para bebés.
– Y la sábana fantasma (o sábana de seguridad) que, ocupando lo mismo que una sábana normal, hace de cualquier cama un lugar seguro para que duerma tu bebé (o tus bebés, pues existen los fantasmas gemelares). 

 

Cristina

Antes o después este verano os encontraréis en la tesitura de tener que poneros en ropa de baño. Ya sea playa, piscina, charca o río, hay que sofocar el calor de alguna manera. Y más allá del debate bikini vs. bañador, lo mejor que os puedo recomendar (salvo a las amantes del top less, que lo tienen resuelto) es buscar un modelito que sea bien resistente, si no queréis que vuestro baby os deje con las domingas al viento en el momento más inoportuno de un tirón inesperado. A. ya me lo ha hecho más de una vez en casa con la camiseta y el sujetador, así que no veo por qué va a cortarse sólo por estar en un sitio público.

Glenda

Mi consejo en este verano es practicidad. Recordemos que ahora no estamos solos, pero que un bebé no se traduzca en una familia entera nueva… Entonces seamos ¡prácticos! En todas partes vamos a encontrar agua embotellada, pañales, potitos… No es necesario mudarnos si queremos pasar unos días fuera de casa. Si falta cualquier cosa probablemente lo podremos encontrar cerca, no es necesario llevarnos el esterilizador, podemos hervir lo que consideremos y ¡listo! Que sé de más de una que lo lleva en el bolso. ¡Felices Vacaciones!

Mara 

Como bien dice Elena P. los bebes especialmente en verano tienen que estar muy bien hidratados porque con estas calores y los sudores suelen perder líquidos muy fácilmente. De modo que siempre tenemos que tener cerca un recipiente con agua para abastecerlos. Yo he encontrado estas botellas que me encantan porque son de cristal y recubiertas de silicona. Con ellas evitamos el miedo de los plásticos y la posible rotura del vidrio. Además, tienen diferentes boquillas que se pueden ir adaptando al crecimiento del bebe.

 

Rocío

El verano es el mejor momento para relajarnos un poquito y retomar la vida social que hemos dejado un poco atrás. La hora a la que en invierno llenamos la bañera, es ahora la ideal para bajar a una terracita a tomar el fresco.

Animo a todas las mamás a romper los horarios con alegría. Tened confianza, nuestros bebés nos van a ayudar con la rentrée cuando llegue septiembre volviendo a sus rutinas.

Dos clásicos efectivos para que el bebé nos acompañe a todas partes son: un trocito de pan para que se entretenga mientras tomamos algo, y el cubo y la pala en la playa y la piscina.

Sofía

Este consejo me lo dio una amiga: en los viajes, especialmente si no puedes cocinar, los potitos de bote pueden salvarte de más de un apuro. Sin embargo, si no están habituados, los bebés los suelen rechazar. Por eso es muy útil que de vez en cuando les demos potitos de compra, para que se acostumbren al sabor y los coman bien cuando no haya otra opción. 

¡Síguenos y comparte!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *