5 consejos para destetar a tu bebé

Como les comenté en el post anterior, me tocó destetar antes de lo que pensaba, por lo que esos días me leí varios artículos acerca de las técnicas que había y sobre qué era lo mejor para el bebé. Les resumo las que yo apliqué y me sirvieron:

1. Nunca decirle que no cuando pida pecho: Lo que me funcionó fue distraerlo. Cuando me pedía pecho le daba yogurt, galletas, biberón…; se lo pasaba al padre o a mi prima, que me estaba ayudando. Pero nunca le dije: NO te voy a dar pecho.

2. El olor: Me salí del cuarto los primeros tres días sin pecho. Resulta que cuando el bebé no te huele, exige menos tu pecho, por lo que puedo decir que en lo que se levantaba mi marido lo consolaba, le daba biberón y lo dejaba en su cuna. Esos días empezó a dormir del tirón, como no lo había hecho nunca.

3. Ropa tapada: ¡Así como se lee! Que el bebé no vea tu pecho. Supongo que funciona porque no se ve tentado.

4. Sabores del biberón: Esto me lo inventé yo, pero a los dos días J.O. no quería ni ver el bibe. Entonces yo pensé: Si mi leche todos los días le sabe diferente, debe de estar fastidiado del sabor. Así que compre Cola Cao pediátrico (si, sé que tiene azúcar) y dos tipos de cereales. Entonces se los ponía a diferentes horas, en proporciones distintas. ¡A mí me funciono! Empezó a tomar su biberón con gusto.

5. Consolarlo:
 Ellos lloran. En mi caso era inevitable, así que siempre que me necesitó me acostaba con él (boca abajo, no en las posiciones en las que antes le daba pecho) y le decía que lo sentía pero que era lo mejor para los dos, que entendía su frustración de que le cambiara su alimentación de “toda su vida” pero que ya no podía seguir dándole pecho (con mis respectivos lagrimones). Estoy segura de que entendía cada una de mis palabras.

El pediatra me comentaba que los bebés que se enfrentan a situaciones límites (operaciones, empezar el trabajo de la madre, ausencia de la madre) entienden más rápido que los van a destetar y lo superan mas rápidamente. Realmente en mi caso estoy 100% segura de que fue más traumático para mí que para él. Ahora solamente sé que se acuerda del pecho cuando nos bañamos juntos y se le queda viendo embobado.

Ésta no es una decisión sencilla, muchas veces lo haces porque tienes que hacerlo y otras, porque quieres. ¡Da igual! TÚ como madre sabes qué es lo mejor para ti y para tu bebé, dejémonos de prejuicios tontos y disfrutemos la maternidad.

Si ya has destetado, cuéntame tu experiencia. Si no lo has hecho, cuéntame tus inquietudes para ayudarnos entre todas.

¡Síguenos y comparte!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.