A contramarcha se salvan vidas

Una de las compras más importantes que tenemos que hacer cuando nos convertimos en padres es la silla para el coche. Es un desembolso importante pero está en juego la seguridad de nuestro bebé. Y por eso es importante pensarlo bien antes de decidir. En ese proceso para mí hay una máxima importante: ir a contramarcha puede salvar la vida.

La normativa española obliga a que todos los menores con altura igual o inferior a 135 cm vayan siempre en un sistema de retención infantil homologado y adaptado a su peso y estatura. Sólo de esta forma se pueden reducir las lesiones y las muertes en caso de accidente.

Aunque sólo es obligatorio llevarles a contramarcha hasta los 9 kg (aproximadamente, el año) la propia DGT recomienda alargar ese periodo el máximo tiempo posible y muchos expertos hablan de llegar así hasta los cuatro años.

En el mercado existen sillas que permiten esta opción. Hay tiendas en las que os dirán que no puede ser, que para niños tan grandes sólo hay sillas a favor de la marcha, pero no es así. Os recomiendo que vayáis a negocios realmente especializados para que os asesoren de verdad.

A la hora de elegir, lo primero que tenéis que tener en cuenta es qué silla os conviene más. Existen cuatro tipos de grupos:

  • Grupo 0 y 0+: Son para recién nacidos hasta los 13 kg aproximadamente. Son los llamados maxicosy o huevitos. En muchas ocasiones se compran directamente con el carrito, y se pueden instalar bien directamente en el coche sujetándolo con el cinturón de seguridad o bien sobre una base previamente instalada en el vehículo. El niño siempre va a contramarcha en este tipo de dispositivos y queda sujeto por un arnés de cinco puntos. Hay que cambiarlo cuando se supera el peso o cuando la cabeza del niño sobresale del respaldo (que es lo que suele suceder antes). Si se usa capazo para estas primeras etapas, debe ir colocado en posición transversal a la marcha y con la cabeza del bebé en la parte central del vehículo, no hacia las puertas. 
  • Grupo 1: Son para niños de 9 a 18 kg aproximadamente. Se pueden instalar con el cinturón de seguridad o con Isofix si el coche dispone de este sistema, aunque ambos mecanismos son igualmente seguros. El niño se sujeta con un arnés de cinco puntos que tiene que ir bien ajustado. La prueba del algodón es que no logréis pellizcar el cinturón. Aunque este tipo de sillas ya pueden ir a favor de la marcha según la normativa, insisto en que lo recomendable es que vayan a contramarcha. Muchas veces, los grupos 1 tienen una pata que se apoya en el suelo del vehículo para darle mayor estabilidad.
  • Grupo 2 y 3: Son para niños de 15 a 36 kg aproximadamente. Corresponde a asientos y cojines elevadores, aunque lo recomendable es utilizar un elevador con respaldo porque ofrecen mayor seguridad. Los niños van sujetos por el propio cinturón del coche, que se coloca por encima de la clavícula y sin tocar el cuello la banda diagonal y sobre las caderas (no sobre la tripa) la banda horizontal. Con este tipo de dispositivos los niños ya van a favor de la marcha. Es lo que se utiliza hasta que el niño alcanza los 135 cm y puede empezar a ir en el asiento como los adultos. No obstante, la DGT recomienda mantenerlos hasta los 150 cm.

Existen algunos modelos de silla que tienen adaptadores para poder utilizarlos como Grupo 0/1 o como Grupo 1/2/3, lo cual puede hacernos ahorrar dinero invirtiendo en un solo dispositivo que nos va a durar más tiempo. En cualquier caso, es fundamental que las sillas sean lo más nuevas posibles (yo evitaría comprar de segunda mano de desconocidos) y que vayan bien instaladas. En las tiendas especializadas os ayudan a colocarlas de manera adecuada en el coche. 

Nosotros, por ejemplo, llevamos a A. en el capazo hasta los cinco meses aproximadamente. A partir de ahí usamos la maxicosy del carrito hasta los once meses, y entonces pasamos a su silla actual, que es la Klippan Triofix Comfort, que es un grupo 1/2/3 que nos permitirá llevarle a contramarcha hasta los 18 kg o los 105 cm, lo que suceda antes. Luego podemos llevarle a favor de la marcha hasta que ya no necesite sistema de retención. 

Antes de comprar, id a probarla a la propia tienda con vuestro hijo, para comprobar que está bien en ella, que va cómodo (hay niños más gordos o más altos que pueden salirse de las recomendaciones estándar) y también que se ajusta a vuestro vehículo, porque las sillas a contramarcha evidentemente ocupan más espacio y pueden afectar al hueco disponible para el pasajero que va en el asiento del copiloto.

Otra cosa que os desaconsejo totalmente son las sillas con escudo, como la de la foto. A priori pueden parecer más seguras, pero la realidad es que en caso de accidente pueden resultar bastante peligrosas para nuestros peques. Las que sí son recomendables son las que en la base llevan una especie de arco que se pone contra el asiento, y que evitan que el coche se doble hacia el bebé en los siniestros más graves.

Y recordad que el niño debe ir siempre SIEMPRE en el sistema de retención, aunque sea para cinco minutos, aunque sea para ir a la vuelta de la esquina. Los trayectos cortos es donde más accidentes se registran, y aunque puede ser pocas cosa es mejor prevenir que lamentar. 

Existen muchos grupos en Facebook especializados en el tema, y como os decía antes lo mejor es ir a una tienda especializada para informaros bien sobre todo el asunto. Yo compré mi silla en Nordic Baby y la verdad es que estoy muy contenta con el asesoramiento que me dieron y con el asiento en el que viaja A. 

Y si alguno os preguntáis si se marea o se aburre, o si no va incómodo con tan poco espacio entre las piernas os diré que nosotros hemos hecho viajes en coche bastante largos (el verano pasado fuimos a Córcega y nos llevamos el coche) y de momento ningún problema. Al menos no creo que haya desventajas mayores que si fuera sentado a favor de la marcha.

¡Ah! Y no olvidéis también la importancia de que las mujeres embarazadas usen el cinturón de seguridad de forma correcta: con la banda horizontal por debajo del abdomen y la banda diagonal entre las mamas y sobre el hombro. Los dispositivos para ayudar a ajustar correctamente el cinturón vienen muy bien. Yo utilicé éste de besafe y me resultaba muy cómodo. 

¡Síguenos y comparte!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.