Llegó la famosa frase: ¡Cuando seas madre lo entenderás!

Tengo varios días pensando de qué quiero escribir… ¿Sueño? ¿Actividades madre/hijo? ¿Apego? Y me di cuenta de que en todas expresaba lo mismo… La sensibilidad luego de que soy madre. El comprender por fin la famosa frase de ‘Cuando seas madre lo entenderás’.
 
En mi país estamos pasando días muy duros: vivimos una guerra civil no declarada donde todos los días hay mamás que tienen que enterrar a sus jóvenes hijos porque están luchando por un futuro normal (¡sí, normal! Donde puedan salir a comer sin que les roben o maten, que vayan a una farmacia y encuentren medicinas, etc…).
 
¿No les ha pasado que luego de ser madre todo es más duro? ¿Que ven una propaganda de niños pasando hambre o en una guerra, y los quieres adoptar a todos y darles de tu teta para que engorden?
 
Desde que soy madre soy más agradecida con Dios, todos los días agradezco porque tenemos salud, podemos darle alimento, techo y estabilidad a Octavio; y, sobretodo, porque es un niño feliz.
 
Ser madre me ha permitido crear empatía sin conocer a las personas, a tratar de emitir menos juicios y entender que cada quien tiene sus razones para hacer lo que hace. Y, más allá de todo, saber que todas las mamás hacemos lo que creemos mejor para nuestros hijos, así este contraindicado en todos lados.
 
Ser madre me ha permitido entender que no soy mamá de un niño, lo soy de todos. Me preocupan los niños que no tienen acceso a comida, vacunas, a los que maltratan, a los que secuestran, a los que matan…
 
Les invito a que ayudemos a las personas que nos necesitan, que abramos la puerta a quien viene cargado con bolsas, que agradezcamos cuando nos ceden el paso… Hay que criar seres humanos más agradecidos, sólo de esta forma seremos más felices y podremos alcanzar la frase de todas las concursantes de bellezas:  World Peace.
 
Les dejo un par de páginas en las que me gusta ayudar, www.unicef.es y www.savethechildren.es
¡Por cierto! ¡Coméntenme si soy la única loca que el embarazo dejó así de mal químicamente!
 
¡Síguenos y comparte!

5 comments

  1. Glenda, claro que no eres la única! El embarazo te cambia y te hace más empática, comprensiva y como tú dices, madre de todos los niños. Desde luego a mi me ha pasado igual.
    Siento muchísimo la situación en tu país. Es terrible y nadie debería pasar por algo así

  2. Es cierto, te entra ese “instinto maternal universal” que te hace querer proteger a todos los niños y te vuelve hipersensible… Yo creo que es algo que llevamos en los genes!

  3. Yo no me considero una persona particularmente sensiblera pero desde que soy madre soy incapaz de ver ciertas imágenes, del telediario por ejemplo, y puedo ponerme a llorar sólo con imaginar cómo lo está pasando una madre a cuyo hijo le ha pasado algo malo (incluso aunque sea algo ficticio y totalmente improbable en una peli, por ejemplo). La empatía se multiplica por mil, y no es sólo cosa de las hormonas. Es como si de repente lo entendieras todo (sobre todo a tu propia madre) y todos los niños fueran el tuyo… ahora y para siempre.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *