La felicidad de las pequeñas cosas

Durante los primeros años, los niños no paran de descubrir cosas nuevas: del mundo, de sí mismos, de los demás. Y es maravilloso cómo son capaces de encontrar la felicidad en pequeñas cosas que para nosotros, los adultos, pasan totalmente desapercibidas. Cosas que les entretienen durante horas, que no les cansan por mucho que se repitan día a día y que les emocionan cuando descubren cómo pueden interactuar con ellas, modificarlas o controlarlas. Las madres de la tribu de Chamberí os contamos hoy cuáles son las pequeñas cosas cotidianas que más gustan a nuestros peques y que más nos han sorprendido y divertido a nosotras. 

Cristina

A mí me maravilla cuánto puede llegar a entretenerse A. con el eco. Lo descubrió cuando rondaba el año y desde entonces cada vez que entramos en un sitio con eco empieza a dar voces para oírlo. ¡No os podéis imaginar cómo nos gustan las iglesias desde que sabemos que son cajas de resonancia perfectas! 

Leticia

¿Y los escalones? Nosotras nos podemos pasar horas subiendo y bajando los escalones de la calle. Para arriba y para abajo. Nunca pierden su interés. Y los hay de todas las alturas, dificultades y colores. Siempre es emocionante saltarlos. Pueden servir para que ‘se canse’ en un tramo corto de calle o para estimularle a avanzar buscando otro ‘más divertido’ o ‘más azul’. Y no te cuento los que además tienen rampa, también conocida como tobogán… En ese caso sólo queda desear que vaya con chándal y no con el vestido de los domingos. ¡Ay!

Elena P.

A Gabriela le encanta la música. Supongo que a la mayoría de los niños también le ocurre, pero no sé si al nivel de ponerse a bailar con la música del telediario o de pegarse a los altavoces de Faunia (es más ¡en el zoo los buscaba!) como es su caso. La verdad es que cualquier canción, mayoritariamente inventada y mal entonada (mal, muy mal) por la que suscribe, le hace muy feliz. Y, claro, a mí también.

Glenda

Con J.O. me llama la atención lo que le gusta contar. Desde que le enseñé los números del 1 al 10 en castellano e inglés, cuenta TODO el día. En estos días estaba contando con una niña bastante mayor que él en el parque, se alternaban los números. Y, como comenta Elena, baila con todo lo que tenga algo de ritmo: en la misa, en el ascensor, en los parque si alguien tiene un altavoz… Esto me encanta, y me puedes ver a mí bailando con él en cualquier sitio ¡menos la iglesia!

Sofía

¿Hay algo tan sencillo, clásico, barato y versátil como un globo? A pesar de que su primer contacto con uno fue negativo (se le explotó nada más verlo con un añito y les cogió pánico), ahora es el objeto más maravilloso que le puedes dar. Se puede jugar con sus colores, con la forma de hincharlo y deshincharlo, se pueden inflar grandes, pequeñitos, se pueden frotar en el pelo y pegar al techo, pueden ser normales o “de los que vuelan”… La verdad es que su cara de felicidad cuando ve uno me emociona.

Ana C.
Desde la trona se ven dos pájaros por la mañana que se posan en una antena de un tejado: se va uno, se va el otro, vuelven los dos. X. se emociona, ¡pío, pío! Y dice: “No están”, “Sí están”, “Se han ido”, y aletea de entusiasmo. Y en las cenas, cuando se ven también desde su trona las desbandadas de pájaros en el cielo, haciendo zigzag unos y círculos otros, se emociona poderosamente. Recuerdo las primeras veces que X. veía pájaros cuando íbamos de paseo. Tenía un radar para localizarlos y señalarlos: “El pío”. Cuántos pájaros hay en la ciudad y no nos damos cuenta… Más que en el campo, decía siempre mi padre.

Ambra

Los sábados y domingos por la mañana, para conseguir estar unos minutillos más en la cama, llevamos a K. a nuestro dormitorio, donde se entretiene durante un buen rato con unos simples objetos: la luces de las mesillas, que enciende, apaga o mueve para que la luz se refleje en cada una de las paredes; y mi despertador, del que toquetea todos los botones para ver cómo se ilumina y oír los bip que hacen las teclas. El lunes, casualmente, el despertador nunca suena y siempre llegamos tarde a la guarde y al trabajo… ¿por qué será?

¡Síguenos y comparte!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.