El movimiento libre III: El papel de los padres

Si has leído El movimiento libre I. ¿Qué es? y puesto en práctica los consejos que te dábamos en El movimiento libre II. ¡Vamos allá!, probablemente ya lo tendrás todo preparado para empezar con este método educativo. Tal y como prometimos, aquí tienes la última tanda de consejos.

Para empezar, es importante saber que cuando dejemos a nuestro bebé sobre el suelo la posición inicial será siempre la de tumbado boca arriba. A partir de esa postura será él mismo el que comience a moverse según su interés y sus capacidades.

Hay que tratar de vestir al bebé con ropa cómoda que facilite sus movimientos. Las capuchas o los vestidos no son muy recomendables, en el primer caso porque cuando están tumbados les pueden molestar en la espalda y, en el segundo, porque cuando ya empiezan a ponerse a cuatro patas se lo pisan.

En cuanto a los pies, lo ideal es que vayan descalzos; no hay que olvidar que, como las manos y la boca, los pies son una fuente de información fundamental para los bebés. Si hace frío y no es posible, lo mejor es utilizar unas zapatillas con un poco de agarre para evitar resbalones.

Muy bien: Dejo al bebé en el suelo boca arriba y, ahora, ¿yo qué hago? Desde el Espacio familiar Los 100 lenguajes son claros: el adulto debe acompañar, no intervenir. Acompañaremos a nuestro bebé con la mirada, le hablaremos o le haremos una caricia si lo necesita. Al principio, tendremos que estar muy cerca de él y poco a poco, a medida que gane confianza y autonomía, nos podremos ir alejando.

La función del adulto es la de facilitar un ambiente agradable, tranquilo y seguro. Los objetos los pondremos a su alcance, pero evitaremos dárselos nosotros. Es importante dejar al bebé todo el tiempo que necesite, nunca meterle prisa y dejarle terminar lo que esté haciendo.

Por último, tenemos que tener en cuenta que si vamos a permitir al bebé moverse con libertad, debemos avisarle antes si le vamos a coger o a cambiar de posición: Estás cansado, voy a cogerte; Vamos a hacer un descanso y luego seguimos jugando… Esta comunicación con nuestro bebé es también muy importante.

Esto es todo, esperamos que esta serie os anime a probar el Movimiento libre.

¡Síguenos y comparte!

3 comments

  1. Muy buenos consejos y muy útiles! Para mí, haber conocido los 100 lenguajes ha sido una experiencia única y ver la evolución de los bebés, tanto en movimiento como en confianza en apenas unos meses, es increíble… Desde luego, yo también recomiendo a todos los padres que prueben el movimiento libre con sus hijos, nunca es tarde!

  2. Elena, muy interesante tus artículos! Realmente uno tienda a querer “intervenir” en sus movimientos, desde que hicimos ese curso no hice más nada y magia… Octavio es un niño súper independiente se empezó a mover y no ha parado, me encanta que todos sus movimientos son coordinados y nada trabajado, todo lo ha descubierto el solito… animo a las madres a q lean más artículos como el tuyo y los pongan en práctica! Realmente es muy bueno para el bb y la madre (porque hablamos de los beneficios del bb, pero a nivel de tiempo para la madre… Al menos puedes trabajar en el ordenador mientras lo vez jugar 💪🏼)

  3. Confirmo lo comentado por las demás, mi chiquitín desde que aplico, aunque no al 100%, este método se ha vuelto muy independiente. Juega por su cuenta, luego nos busca y está un rato con nosotros, luego se vuelve a centrar en sus juegos, no para! Pero eso tiene su peligro… aunque siempre estoy pendiente (gracias al famoso ojo en la nuca de todas las madres!!), ya me han salido unas cuantas canas por los sustos!!! Aun así, merecen la pena!!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *