Pañales de tela: ¿qué tipos hay y cuáles elegir?

Cuando mi chico me propuso que usáramos pañales de tela mi primera reacción fue “¿Estás loco?? ¡Yo no pienso frotar!”. Y aquí estoy, con mi bebé de 1 año, y encantada con ellos.

La motivación para usarlos ha sido principalmente medioambiental. Se dice también que son mejores para la piel del bebé, por llevar menos químicos. Y aunque inicialmente supone un desembolso económico mayor (unos 400-500€ por 20-22 pañales), a la larga es un ahorro (en pañales desechables gastamos entre 1.100 y 1.900€ por niño, según la OCU).

Los primeros dos meses usamos desechables, y recomiendo hacerlo así al menos si es tu primer hijo (que suficiente tienes ya…). Además, los pañales de talla única son enormes para un recién nacido, y habría que comprar otros más pequeños que sólo usarías los primeros meses. En nuestro caso usamos biodegradables, que contaminan menos y su precio al final no es tan distinto.

¿Y cuáles elegir? Nosotros hicimos un ‘master’ en pañales de tela, buscando en internet y visitando una tienda en la que tienen varios modelos y donde nos informaron de las distintas opciones: Culitos de Tela.

Básicamente hay que elegir entre:

– El tipo: todo en uno (el pañal va entero y se lava entero), todo en dos (tiene un absorbente de forma variable separado de un cobertor impermeable) e híbridos o rellenables.

– El tejido: algodón o microfibra. El algodón es más natural para la piel pero la microfibra mantiene más seco el culito.

– La talla: distintas tallas o talla única (con corchetes que se van abriendo en función del tamaño del bebé)

– El cierre: velcro o corchetes.

¿Y cuál compramos? Yo me llevé un chasco porque quería que en la tienda me dijeran el mejor y ya está, pero no hay uno mejor que otro, y nos recomendaron que compráramos distintos tipos para probar y ver cuál nos iba mejor a nosotros. Eso que me pareció un fastidio luego lo agradecí, porque efectivamente probamos varios y fuimos cambiando de opinión hasta tener claro cuál queríamos.

Para nosotros los mejores son los que más se parecen a un pañal completo. Cuantas más capas para montar o doblar, más engorro y más tiempo de montaje. Por eso compramos o bien todo en uno o bien híbridos pero muy sencillos, sin corchetes interiores ni cierres complicados. En nuestra experiencia, al final casi siempre hay que lavar el cobertor, por lo que los todo en dos no aportan grandes ventajas.

Nos decidimos por dos tipos, ambos de talla única:

Tucuxi: rellenable, de algodon y con corchetes, que tiene una especie de bolsillo donde metes hasta tres absorbentes. Sus  ventajas son que seca muy rápido y que es el único hecho en España. Lo compramos en esa tienda que mencionaba antes, que además tiene tienda online. Como desventajas, al principio no le ajustaban bien y a veces se salía.

TotsBots: hecho en Inglaterra, todo en uno, de microfibra y con velcro. Los compramos online en Babi Pur. A mí son los que más me gustan: aguantan muchísimo, se montan en un pispas (es una lengüeta que se dobla sobre sí misma) y el tejido sigue suave tras diez meses de uso. Además, abultan poco y tienen unos diseños preciosos. De precio, son de los más baratos. Como única desventaja diría que tardan en secar y que desde esa página no los mandan a España.

Respecto a pañales de agua, compramos los de la marca Charlie Banana, también online, y los hemos probado este verano con buen resultado.

Si estáis pensando en utilizar pañales de tela pero tenéis dudas os recomiendo que probéis y os informéis, el balance global para nosotros ha sido muy bueno. En otro post os cuento la rutina de lavado y organización.

¡Síguenos y comparte!

2 comments

  1. Sofía, yo nunca me he animado con esto de los pañales de tela, pero la verdad es que es como para pensarlo después de leer tu post. Gracias por compartirlo, siempre ayuda leer las experiencias de los demás!

  2. Sofía, a mi me pasa como a Alicia, que no me animo a usar de tela. Pero después de haberte leído, no suena tan complicado como me imaginaba…
    Empiezo a pensar que en algunos casos, solo es falta de información y, quizá, de tiempo para buscarla.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *