Posibles regalos cuando la familia crece

Cuando alguien de nuestro entorno tiene un bebé nos enfrentamos a la duda de qué regalo será el más adecuado, el más útil o el más apreciado. Evidentemente, las opciones varían mucho en función del presupuesto, de nuestro grado de cercanía con los obsequiados o de si se trata del primer niño o no.

Así que si queréis salir de los regalos más habituales como ropita o peluches, aquí tenéis algunas ideas que quizás puedan ayudaros a la hora de decidir:

  • Un buen cargamento de pañales de las tallas 1 y 2 puede ser una buena idea. Se trata de un producto que no caduca, que todos los neopadres tienen que utilizar y que se lleva buena parte del presupuesto familiar. Así que preguntad por ahí qué marcas tienen buena reputación (a mí en particular me gustan los del Lidl y los del Mercadona, o los de Chelinos si no queremos una marca blanca) y regalad cuatro o cinco paquetes. Seguro que son muy bienvenidos.
  • Una cesta de productos para el baño, como cremas hidratantes, cremas para el culito, toallitas o gel de baño. Por la misma lógica que los pañales: son cosas que cuestan relativamente bastante dinero y que todos los bebés necesitan, por lo que resulta muy útil un regalo de este tipo. Además, hay cestas muy monas que también incluyen toalla, esponja o tijeritas para las uñas que ‘visten’ mucho como regalo.
  • En la misma línea de regalar cosas útiles, crecederas y que todos necesitamos antes o después, a mí me gustan mucho las alfombrillas antideslizantes para la bañera que tienen incorporado un termómetro para indicarte si el agua está muy caliente o no. Me parecen mucho más prácticas que los termómetros, que al final nadie usa y acaban convirtiéndose en un juguete más para el baño.
  • Una papelera para pañales. He de reconocer que cuando a mí me regalaron la nuestra pensé que era un lujo completamente innecesario porque podría apañarme perfectamente bien con una papelera normal, monda y lironda de las de toda la vida, o incluso tirando los pañales en la basura de la cocina. Y seguramente así es, al igual que han sobrevivivido generaciones y generaciones de madres. Pero lo cierto es que resulta muy cómodo tener una papelera cerca del cambiador, y que éstas que tienen un sistema de bolsas que prácticamente sellan el pañal para que no se escapen los olores acaban siendo muy prácticas, sobre todo a partir de cierta edad. Yo he pasado meses usándola como papelera normal, con bolsas de basura de toda la vida, pero ahora que A. ya es más grande y come de todo reconozco que la inversión (aun siendo un lujo prescindible, insisto) tiene más sentido, sobre todo en verano.
  • Un hervidor de agua para preparar los biberones (en el caso de familias donde opten por no dar el pecho o por darlo por un tiempo limitado). Resulta muy práctico para preparar los biberones rápido y ensuciando poco. Yo empecé a usarlo desde que A. era muy pequeño, y lo que hacía era hervir el agua en un primer momento, y luego calentarla a la temperatura adecuada cuando iba a utilizarla. Así era agua hervida pero no tenía que esperar a que se enfriara el biberón.
  • Una mochila portabebés o un foulard. Evidentemente este tipo de productos ya suben algo más de precio, así que quizás son más aptos cuando la relación es muy cercana o cuando se compra entre varias personas. Pero la verdad es que a mí el porteo me ha gustado mucho, creo que es muy cómodo y práctico en muchas ocasiones habituales, y ahora que A. ya pesa demasiado para llevarlo la verdad es que lo echo de menos.
  • Una trona portátil. No es algo que se vaya a usar en los primeros meses, pero para nosotros ha sido una de las mejores adquisiciones. En España aún sigue habiendo muchos sitios donde no tienen trona, y si sois de los que salís mucho con los peques a comer o a tomar algo por ahí, resulta de lo más útil para que pueda estar sentado con vosotros comiendo o jugando. Además, hay modelos para todos los bolsillos, y en el carrito no ocupa mucho espacio por lo que se puede llevar a cualquier lado. Lo mismo si vais a comer a casa de amigos o familiares. De verdad, es un regalo muy recomendable.
  • Un patinete para el carrito de bebé. Éste es un regalo para cuando ya hay más niños en casa pero todavía no son muy mayores. Cuando se trata de regalar a los segundos hijos normalmente se nos ocurren menos ideas (no digamos ya cuando se trata del tercer o cuarto hijo) pero yo creo que este tipo de patines que se enganchan al carrito del bebé para que el hermano mayor pueda ir de pie o sentado son de lo más práctico.

Éstas son siete posibilidades más allá de los juguetes, los móviles para la cuna, las hamacas o los correpasillos que suelen ser ideas de regalo habituales. Pero evidentemente consultar con los futuros padres qué necesitan o qué les gustaría tener siempre es recomendable. Y a vosotros, ¿qué os gustaría que os regalaran al ampliar la familia?

¡Síguenos y comparte!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.