Lo que nunca te cuentan

Durante todo el embarazo, nuestros pensamientos y preocupaciones se centran básicamente en organizar las cosas del bebé y en prepararnos para el momento del parto. Leemos libros, blogs, artículos de revistas y acudimos a los ansiados cursos de preparación al parto. Buscamos solucionar el mar de dudas que durante esos meses nos invaden sobre cuándo llegará el momento, cómo será, dónde será, qué cuidados hay que tener con el bebé, etc.
 
Y claro, mi sensación es que el tema del postparto apenas lo consideramos. Nadie te habla de él como un periodo en el cual no lo vamos a pasar muy bien y donde nos vamos a sentir a veces algo abandonadas. Y aunque nos lo dijeran, hasta que no lo vivimos en nuestras propias carnes no nos lo tomamos en serio.
 
Recuerdo por ejemplo que mi episotomia fue bastante importante y apenas me dejaba sentarme o andar correctamente, y mucho menos reírme. Era una continua molestia que, supongo que como una cesárea, limitaba mucho mis movimientos.
 
Por otro lado, el tema de la subida de la leche y cómo gestionar ese aumento de dos tallas de pecho que nos aparecen de un día para otro hace que nos podamos desesperar y sentir que el mundo se nos cae encima. 
 
Aparte de esto además tenemos que lidiar con el cansancio, las hormonas, la falta de sueño, las visitas… Todo esto no es nada fácil pero tampoco imposible. Así que desde aquí os quiero animar a que penséis que cada día es mejor que el anterior. Que aunque parezca que los días se hacen eternos, hay que vivirlos con la tranquilidad de que todo lo que nos pasa es normal.

Y sobre todo tenéis que tener la certeza de que lo estáis haciendo fenomenal, de que aunque el bebé no se agarre al pecho, de que no consigáis calmarlo, de que parezca que todo está descontrolado, de que sufráis mastitis o los malditos cólicos del lactante… todo pasa y cuando miréis atrás sonreiréis porque os sorprenderá todo lo que habéis conseguido hacer.

Seguid vuestro instinto para superar las adversidades que os vaya presentando vuestro bebé y no dudéis de vuestros actos. Nadie nace aprendido, y ahora os toca a vosotras vivir esta experiencia que nos regala la vida. Día a día os iréis encontrando con más fuerza, con más animo, con más ganas de hacer cosas. Y, sobre todo, una vez pasada la cuarentena veréis las cosas de otra manera. Os empezará a invadir una energía que dan ganas de comerse el mundo. Y aunque todavía existan algunas limitaciones como el hecho de cuidar de un peque que te requiere bastante a menudo y apenas deja tiempo para una misma, aprovechad para apuntaros a pilates o a yoga postparto y, sobre todo, no dejéis de ir a clases de postparto donde poder compartir vuestras vivencias con otras mamis. Quién sabe, a lo mejor acabáis involucradas en un blog como éste 😉.

Y vosotras, ¿cómo vivisteis vuestro postparto?

¡Síguenos y comparte!

2 comments

  1. Mara… yo al igual que tú viví un posparto fatal… todo lo que no me pasó en el embarazo se resumió en 3 semanas adolorida, no sabía q me dolía más si los pezones o la episiotomia. Tuve una infección urinaria que me llevo a urgencias a la semana de dar a luz (segunda en toda mi vida) pero bueno! Realmente eso lo veo a años luz… algo hacen esas hormonas que realmente se olvida lo malo y solo recuerdo a la belleza de mi bb! Animo a todas las que están en esa situación! Aunque no lo crean, pasa… y se olvida! Por eso se repite con más bebes ❤️

  2. Es realmente dura esa etapa, yo recuerdo el primer postparto como un momento muy difícil y en el que me sentía perdidísima, porque no iba levitando por los rincones rodeada de nubes de color pastel y con un adorable bebé durmiendo todo el rato como te hacen creer muchas veces! Creo que es muy importante tener toda la información para saber a lo que te enfrentas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *