Aprender a vivir con la culpa

Este fin de semana he aprendido algo muy importante que me servirá para el resto de mi vida: Cuando nos convertimos en padres tenemos que aprender a convivir con la culpa.

Este domingo A. tuvo un percance que acabó con muchos llantos, todos nosotros en Urgencias y tres puntos de sutura en el labio. Sé que es poca cosa, que una pequeña cicatriz de guerra que (con suerte) apenas si se verá cuando pasen unos años no es nada comparado con las situaciones durísimas de enfermedad y accidentes que tienen que pasar muchas familias.

Sin embargo, también sé que la imagen de mi hijo golpeado, magullado y con la boca ensangrentada, llorando como nunca antes había llorado en su vida, me acompañará toda la vida y, al menos durante las próximas semanas, me turbará e incluso me quitará el sueño alguna que otra noche.

Tenía que haberlo tenido en brazos, si no le hubiera dejado corretear solo, aunque lo tuviera a la vista debería haber estado a su lado… La sensación de que estaba en mi mano haber evitado que mi pequeño pasara por esta experiencia, de que es mi responsabilidad, mi culpa, que le haya sucedido esto… Puff… es muy difícil de evitar.

¿Y por qué? Es de lo más normal que los niños se caigan, se hagan brechas y heridas, lloren y coleccionen cicatrices. Soy totalmente consciente de que hay que dejar que los niños se muevan, exploren, descubran el mundo… y que no es bueno (ni para ellos, ni para nosotros) tener padres hiperprotectores que continuamente les están ‘salvando’ de todo. Sin embargo, algo que mi cerebro entiende como perfectamente natural y que sé que sucederá más veces en el futuro, me ha provocado un profundo sentimiento de culpa.

Así que aunque A. está bien y en unas semanas ni se acordará (espero) de lo que le ha pasado, la pequeña cicatriz sobre su labio me lo recordará a mí toda la vida. Y esa cicatriz, como las que vengan en el futuro, serán las muescas de mi culpa, que formarán parte de mí ya tanto como mis propias cicatrices y con las que tendré que aprender a vivir a partir de ahora.

¡Síguenos y comparte!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.