Sobre dos ruedas

A todos los niños les encanta ir en bicicleta; que se le dé bien o mal, eso es indiferente. Así que antes o después llega el momento de conseguir una bici para el pequeño de la casa. Pero, ¿cuál elegir?

El padre de K. es un ciclista empedernido, así que pronto empezó a estudiar todas las opciones presentes en el mercado. Lo que nos quedó claro de inmediato fue que tenía que ser sin pedales. Parece ser que, con estas bicis, los niños van aprendiendo poco a poco a gestionar el equilibrio, de tal manera que cuando luego tienen que pasar a la bici con pedales, no necesitan ruedines. Pero incluso limitando así la búsqueda, las opciones son de lo más variado.

Nosotros estábamos a punto de comprar una preciosa bici de madera, cuando de pronto unos amigos nos hablaron de las Pucky.

A diferencia de una bici de madera, no son tan bonitas, son bastante ‘corrientes’. Sin embargo, pesan mucho menos que una bici de madera y son más manejables para los niños. El peso es un aspecto esencial a tener en cuenta antes de decantarse por cualquier modelo, ya que siempre habrá algún momento en el que el niño no quiera ir en bici y acabemos cargando los padres con el trasto. Así que cuanto más ligera, mejor para niños y padres.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es el casco. Como no irá muy rápido, por el momento, nos hemos decantado por uno muy simple, de segunda mano pero con un enorme cocodrilo que a K. le encanta. Ahora mismo no nos interesa tanto el aspecto de la seguridad, sino que se acostumbre a que siempre debe llevarlo cuando sale con la bici.

Por ahora, parece que K. está contento y ya ha heredado la siguiente bici. ¡’Pronto seguro que no habrá quién le pille!

¡Síguenos y comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.