Merchandising del bebé: qué hace falta y qué no tanto

Cuando vas a tener un bebé, tienes tanta ilusión que te emociona todo lo que tenga que ver con niños: unos calcetines diminutos, un chupete, un gorrito… Además, tienes mucha incertidumbre sobre lo que podrás necesitar, y quieres lo mejor para tu bebé. Las compañías lo saben y se aprovechan: las embarazadas y los nuevos padres son un nicho de mercado inmejorable.

Sin embargo, muchas de las cosas que compramos acabarán sin usarse o usándose muy poco. No son necesarias tantas cosas para criar y educar bien a tu bebé, así que aquí va mi experiencia sobre ‘lo que hace falta y lo que no’:

Ropa: mi consejo es no comprar NADA. Si tienes familia y amigos cerca, te regalarán un montón de ropa de recién nacido y, al ritmo que crecen en los primeros meses, se quedará pequeña sin apenas usarla. Si te compras algo, ¡recuerda pensar en qué estación va a nacer el bebé! Para el hospital, ten un par de bodis que se puedan abrir por delante y un par de conjuntos. Además, al menos unos calcetines y un arrullo.

Para el primer par de meses hace falta lo siguiente: cinco bodis talla 1, cinco talla 2, cuatro pijamas, cuatro o cinco conjuntos (en función de la época del año, manga y pantalón corto, con/sin jerseys), dos pares de calcetines, un gorrito, dos arrullos, tres o cuatro muselinas. Para más adelante, recomiendo ir comprando la ropa según se vaya necesitando, y ‘tirando a grande’.

Cuna, minicuna, carrito, sillita del coche, hamaca, mochila o pañuelo portabebés y trona. Éstas son cosas que, por lo general, se deterioran muy poco con el uso. Si alguien te las presta, tanto el medio ambiente como tu bolsillo te lo agradecerán. Y, si no, hay fantásticas páginas web de artículos de segunda mano y tiendas también de segunda mano (wallapop, vibbo, babyeco en Madrid… por poner algunos ejemplos). Sí es recomendable cambiar el colchón de la cuna si está muy usado.

Para dormir: tres sábanas bajeras, una o dos encimeras (tamaño cuna). Puedes tener otras dos sábanas tamaño moisés que, generalmente, valen también para el carrito. Un par de mantitas y uno o dos saquitos, si usas.

Para el baño/higiene: bañera y cambiador (puede ser una cómoda a la altura adecuada). Para el cambio de pañal, mejor unas esponjitas en un pequeño balde que toallitas, aunque éstas vienen bien para fuera de casa. Pañales talla 1 (o de tela de recién nacido). Toalla con capucha, aceite de almendras, champú neutro y una crema para cuando se irrite el culito. No es necesario comprar esponja, crema de cara, de cuerpo, colonia… Tampoco hacen falta peine, aspirador nasal, bastoncillos para las orejas. Si hace falta algo de esto, será más adelante. Sí es necesario un termómetro, una lima y un cortauñas de bebé.

Otros: Un chupete. Bolsa para el carrito. No hace falta sombrilla para el sol. Dependiendo del clima, tampoco plástico. Vigilabebés: depende de cómo sea la casa. NO hace falta calientabiberones ni esterilizador . No es imprescindible humidificador, móvil de cuna, luz tenue, parquecito ni mantita de actividades. NO hace falta comprar juguetes: al principio no les hará caso y os regalarán un montón. Además lo que más les gusta son cosas del día a día: una caja de madera, un plástico, algo que suene…

Recordemos que lo que más le hace falta a tu bebé ¡no se compra! ¡A disfrutar!

¡Síguenos y comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.